Roger Waters, uno de los fundadores de la emblemática banda Pink Floyd, ha sido un feroz activista social, y sus luchas van desde la causa palestina, el medio ambiente, Siria, su rechazo al gobierno de Trump o el caso que ahora nos ocupa: los problemas que le ha traído su postura ante el conflicto entre Crimea y Ucrania.

Recientemente Roger Waters fue agregado a la base de datos ucraniana de enemigos nacionales, después de sus declaraciones a los medios rusos sobre Crimea y el conflicto en Ucrania.

El genio de Pink Floyd, durante su gira US + Them en San Petersburgo y Moscú, habló con medios de comunicación rusos sobre su activismo político, y este lunes su nombre apareció en la base de datos del “purgatorio” de Mirotvorets, mantenido por personas relacionadas con los servicios de seguridad e inteligencia de Ucrania y que enumeran a presuntos enemigos del estado.

El sitio dice que Waters es responsable de “propaganda anti-ucraniana, ataques a la integridad territorial de Ucrania [y] participación en intentos de legalizar la anexión rusa de Crimea” y enumera las entrevistas que Waters dio a RIA e Izvestiya, y cita específicamente una declaración acerca de que la ciudad de Sebastopol es rusa e importante para los rusos.

Waters calificó de “risible” la idea de culpar a Rusia por el conflicto en Ucrania y dijo que la culpa la tiene Victoria Nuland, la funcionaria del Departamento de Estado para Europa y Eurasia durante la administración Obama. Nuland fue grabada grabando un cambio de régimen en Kiev con el embajador de Estados Unidos en Ucrania, días antes de que realmente sucediera en febrero de 2014.

Waters también expresó su preocupación por el liderazgo de Estados Unidos, que según él no parece reconocer ningún acuerdo y hace lo que quiere. Tal política finalmente matará a todos, dijo la estrella a Izvestiya, en una entrevista publicada el lunes.

Mirotvorets ha estado poniendo en la lista negra a todo aquel que visita Crimea, o dice una palabra pro Rusia. Después del golpe de estado de 2014 en Kiev, los residentes de Crimea rechazaron el nuevo gobierno en Kiev y votaron para volver a unirse a Rusia. Dos regiones del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk, también se negaron a reconocer a las nuevas autoridades y se resistieron a los intentos de subyugarlas por la fuerza

Facebook Comments