Cancún, Quintana Roo.- La primera boda falsa de Cancún, un evento organizado meramente como diversión, fue concebido por la falta de matrimonios verdaderos en la época actual. Y si bien los números locales indican una variación mínima en el número de uniones legales, existe un hecho innegable y tan frío como los mismos números: Los mexicanos se casan menos y se divorcian más.

Entre 2000 y 2015, el número de divorcios en nuestro país aumentó 136.4%, mientras que el monto de matrimonios se redujo 21.4%, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en un documento a propósito del 14 de febrero.

Entonces, ¿Esta generación ya no quiere dar el mal paso? Carlos Santana, uno de los organizadores de la “Boda Falsa Cancún”, coincide con esta consideración:

“La verdad creo que hay muchos muchas personas de 25 años que nunca han asistido a una boda, en lo que hemos estado preguntando y haciendo los sondeos, muchos de 25 ó 28 años dicen ‘yo nunca he asistido a una boda’, de hecho saben qué son pero creo que ha cambiado la forma en la que la gente se relaciona, creo que ahora es más fácil la prueba y el error. La verdad es que dicen ¿Para qué hacemos el trámite? A lo mejor, viéndolo desde una forma más práctica, decir ‘vamos a vivir juntos y si todo sale correcto pues nos casamos’, y lo malo está en que no sucede, porque una vez que una pareja ya se unió, ya llevan algún tiempo juntos, pues de pronto con la comodidad de la vida en pareja ya no hay necesidad de esa primera ilusión”.

El panorama no es alentador: En México están condenados al fracaso poco más de 22 matrimonios de cada 100. En parte, porque las parejas buscan perfección y no simple y llana compatibilidad:

“Exacto, creo que no se entiende ese concepto de la forma en que debería ser. Creo que ha ido decayendo. Las familias antes hablábamos que siete hijos era lo normal, una generación atrás eran 13 u 11, y ahora uno, dos hijos, tres el que tiene muchos; entonces, ha ido cambiando la forma en que todos nos relacionamos y la forma de las relaciones, ¿no?, lo cual creo que es algo normal en los tiempos tan rápidos en los que estamos viviendo”.

A nivel nacional, el número de divorcios ha aumentado en relación con los matrimonios. Esto se debe a que un mayor número de personas decide vivir en unión libre, dando paso a menor número de uniones legales. En el caso de Cancún, los números, por sus mínimas variaciones, indican que la gente sigue casándose, aseguró el Lic. Juan Carlos Aké, Director del Registro Civil de Benito Juárez:

“Los números de tres años a la fecha, específicamente de enero a septiembre son prácticamente los mismos. Hay una variación en el 2017 de 100 bodas, en este caso 100 bodas para los meses que llevamos no es mucho. Realmente, si existen o se están dando este tipo de eventos llamados ‘bodas falsas’, éstas no influyen en el hecho de que se hagan porque se lleven menos bodas”.

De acuerdo a cifras del Registro Civil de Benito Juárez, de casamientos entre enero y septiembre: en 2016 hubo 3 mil 256; en 2017 formalizaron su unión civil 3 mil 176 parejas; mientras en 2018 se realizaron 3 mil 264 uniones legales. Sin embargo, esta generación, por el nivel de información al que tiene acceso, y tal vez cultural, posiblemente está pensando más el dar este paso, de acuerdo con el director de la dependencia:

“Yo digo que más que dar ese paso es una moda, porque el hecho de tener una relación y llevarla a este nivel, formalizarla, sí creo que es independiente. Yo creo que los jóvenes todavía piensan en eso (matrimonio). Realmente, las ‘bodas falsas’ yo creo que son más que nada una moda, a lo mejor para divertirse, para socializar, no sé, para otro tipo de fin que formalizar una relación”.

De acuerdo al Inegi, durante el 2015 se registraron 558 mil 018 matrimonios en todo el país, de los cuales 556 mil 269 son uniones legales de distinto sexo (99.7%), y mil 749 (0.3%) corresponden a matrimonios legales entre homosexuales. Seis de cada 10 mexicanos que trabajan están casados, tres están solteros, mientras que uno se separó, divorció o enviudó. Pero con la edad, la estructura cambia radicalmente, al meditar más a profundidad sobre una de las decisiones más importantes de la vida del ser humano, aunque por lo general, al final sí hay matrimonio, asegura Juan Carlos Aké:

“Nada más dejar en claro que las bodas en el tema de las ‘bodas falsas’, si es digamos una moda que no hace cambiar el parecer de la mayoría de las personas, porque los números son claros. Si son constantes quiere decir que la gente todavía tiene esa mentalidad de por ejemplo si una relación es estable, sí suben a ese escaño, sí se llegan a casar”.

Por: Sergio Salazar
ACUSTIK NOTICIAS

Facebook Comments