La respuesta a esta crisis pudiera estar en generar más consumo interno, reducir los robos de hidrocarburos, y mejorar la eficiencia de Pemex al refinar más de nuestros hidrocarburos, apunta el asesor financiero Rafael del Moral

Por: Sergio Salazar
ACUSTIK NOTICIAS

Cancún, Quintana Roo.- Parecería que el descubrimiento de los dos yacimientos con potencial conjunto de 180 millones de barriles de crudo, en Campeche y Tabasco, contribuirían a la riqueza de Petróleos Mexicanos, y al combate de los precios de las gasolinas. Sin embargo, desde el pasado 20 y hasta el 26 de octubre, las gasolinas magna y premium, así como el diesel, obtuvieron una carga mayor del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), subiendo sus precios en aproximadamente un 25 por ciento.

Este incremento llega en el penúltimo mes de la administración de Enrique Peña Nieto, y de acuerdo con Arturo Carranza, consultor de Energía del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) se podría tratar de un costo político asumido por el gobierno saliente, y que, al menos en teoría, ayudaría a la generación de ingresos para el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien desde su campaña se erigió en contra de los llamados “gasolinazos”.

Entonces, ¿Por qué si ahora México genera más petróleo, el costo de la gasolina no baja? En gran medida esto se debe a la forma en que la obtenemos, explica el asesor financiero Rafael del Moral:

Y es que si los precios de la gasolina siguen altos en gran medida consecuencia de la ineficiencia administrativa de Pemex, esto es, compensar al menos un poco los aumentos que tiene el barril en el extranjero, o bien que pudiéramos procesar, como lo plantea el gobierno entrante: refinar más gasolina en nuestro país, a precios de mano de obra mexicana que es mucho más barata que la extranjera, lo que podría ayudar a frenar un poco el crecimiento en los precios de la gasolina, que es totalmente inflacionario porque nos impactan a todos, ya que todo se tiene que transportar y eso también incluye el robo de hidrocarburos, un flagelo que hay que evitar a toda costa por el perjuicio que tiene para los mexicanos, hecho que levanta muchas suspicacias:

Además, existe otra consideración a tomar en cuenta: Es injusto comparar nuestra moneda con el dólar, porque el precio del barril se cotiza en billetes verdes y los países que se han atrevido a desafiar esto han terminado invadidos y en guerra con los Estados Unidos, lo que supone una desventaja permanente para cualquier país petrolero:

Entonces, es importante estar informados de cómo funciona el flujo de dinero, porque luego no sabemos hacia dónde van los ingresos que ganamos con tanto esfuerzo:

El futuro no se ve del todo gris, pues la idea del nuevo gobierno podría traer beneficios, según lo declarado por Andrés Manuel López Obrador, quien pretende dirigir la producción de petróleo al consumo interno, esto, ante las pérdidas de Pemex, de 163 mil 172 mdp entre abril y junio de este año, por la debilidad del peso frente al dólar. Ante ello, el Presidente electo anuncia que ya no se venderá más crudo al extranjero en el mediano plazo, y que con la próxima refinería a construirse en tabasco.

Facebook Comments