Un joven chino, que fue identificado sólo como Wang, hace ocho años decidió vender uno de sus riñones a cambio de dos dispositivos electrónicos, transacción de la que se arrepiente cada día, ya que a partir de ese momento su vida se transformó en un infierno.

En el año 2011 el joven viajó desde Anhui, una de las zonas más pobre de China, a Hunan para encontrarse con un hombre el que le entregaría un iPhone 4 y un iPad 2 a cambio de uno de sus riñones, a lo que el joven accedió.

Wang producto de la cirugía clandestina además recibió cerca de 22 mil yuanes (2,17 millones de pesos). Los receptores del riñón, en tanto, ganaron 160 mil yuanes (27 millones de pesos chilenos), según publica Daily Mail. PUBLICIDAD

Con el pago y los productos que tanto quería ,el joven volvió a su casa donde fue increpado por su madre para saber de dónde había sacado el dinero. Sin más opción tuvo que contarle lo que había hecho, provocando que la mujer inmediatamente llamara a la policía.

Luego de la operación la salud del joven se comenzó a deterior semana a semana hasta llegar a un estado crítico. Actualmente Wang tiene 25 años y se encuentra postrado sin poder caminar.

Los responsables del hecho fueron detenidos y procesados. Los doctores fueron condenados en el 2011 a tres años de cárcel y el líder del grupo a cinco años. Además tuvieron que pagarle una indemnización de 1,47 millones de yuanes (146 millones de pesos) a la familia del joven como indemnización.

Facebook Comments